Los nombres no quieren tener hijos. ¿Cómo debe reaccionar una mujer en esta situación?

Todas las mujeres en algún momento de su vida sueñan con la familia y los niños.
Y si el problema básico (la búsqueda del hombre), el padre de sus futuros hijos está resuelto, sólo se queda convencer al hombre para el nacimiento de niño. Y a veces no es nada fácil. Si hacer las preguntar a las parejas felices con niños sobre su nacimiento, casi cada segundo papá tuvo que reflexionar bien antes de llevar a un bebé a este mundo, por mucho tiempo no podía decidir sobre este paso tan serio.
De hecho, para un hombre joven en la flor de la vida no hay nada más terrible que la marcha nupcial y el cochecito con un bebé durmiente plácidamente.

Los hombres más valientes y los más responsables con el tiempo hacen un gran esfuerzo sobre sí mismos, es decir se casan, tienen hijos y, por cierto, se convierten en esposos amorosos y padres maravillosos. Como regla general, primero un hombre queda embarazada a una mujer y mostrando su decencia, se casa con ella, o, al revés, si tiene sentimientos fuertes se casa, y luego piensa en la procreación.

Pero hay una categoría de hombres que incluso casados, absolutamente no quieren convertirse en padres.

¿Cuál es la razón? ¿Por qué el antiguo instinto de la procreación no se despierta? ¿Por qué mi marido no quiere hijos?

Cuando su marido sin ninguna razón no llega a un acuerdo de llevar a un niño, probablemente esconde algo en cuanto a esta cuestión. Tal vez le frenen las experiencias desagradables que han tenido lugar en su vida o duda en sus sentimientos por usted.

Y si, a pesar de todo, usted ama a este hombre y quiere dar a luz al niño con este hombre, pues, ¿qué les puede molestar? Sólo mediante la comprensión de lo que asusta a su hombre, puede elegir las tácticas correctas de comportamiento y persuadirlo en su intención.

Como muestra la práctica, hay muchas razones que conducen a los hombres a una decisión tan categórica.

Tiene miedo de responsabilidad

Fue criado así. En teoría no está en contra el niño, pero no está seguro en sus capacidades y no sabe qué hacer con este niño.

Si un hombre habla mucho acerca de los niños, aunque constantemente repite que los niños es una responsabilidad grandísima, y antes de decidirse a dar este paso, es necesario evaluar sus capacidades de manera realista. Esto significa que la razón de su negación hay que buscar en su primera infancia. La táctica de persuasión. Compre un perro o cualquier otra mascota para que aprenda a cuidar de los animales domésticos.

Viendo la eficacia, el hombre va a ganar confianza en sus habilidades. Cuéntele más frecuente sobre su familia, sobre el cuidado de su padre. Visiten a sus amigos que ya son padres. Al ver a su amigo en el papel de papá, un hombre se dará cuenta de que no es tan difícil como parece a primera vista.

No está seguro de sus sentimientos por usted

Hay dos variantes: bien todavía no está seguro de sus sentimientos, o sea, no tiene la certeza completa.

Si un hombre, haciendo planes para el futuro lejano, sólo dice acerca de sí mismo, sin incluirle en ellos, pues usted está en peligro. Tal vez en su vida esté presente otra mujer, y él está moralmente preparando a la separación. La táctica de persuasión. En primer lugar, es necesario resolver los conflictos internos de la familia, y luego plantear la cuestión de los niños.

Si se han casado recientemente, en realidad, no vale la pena apresurarse. Es mejor poner a prueba sus sentimientos y luego pensar en embarazo. Bueno, si se casaron hace mucho tiempo, pero el hombre ni habla del asunto, quizás, se prepare para otras cosas. No es necesario tener un niño con el fin de detener al hombre y salvar el matrimonio. Puede ser que su embarazo lo detenga, pero probablemente no por mucho tiempo. Y si su engaño, finalmente, se revelará, la felicidad de familia se agotará. Además, es probable que el niño concebido con la esperanza de detener a un hombre, será desagradable para usted, si este hombre se va.

Todavía no ha llegado el momento

El matrimonio para él no es un paso a la vida adulta, sino otro pretexto para divertirse. Este hombre está intimidado por la perspectiva de un nuevo miembro de la familia que de repente lo hará una persona adulta.

A propósito, no importa que edad tiene, algunos hombres a los veinte años sueñan con el bebé, pero otros a los cincuenta dudan en su madurez, es decir ven el nacimiento de los niños solamente en el futuro muy muy lejano. Por ahora, en este momento, buscan un montón de causas justas para posponer al niño. Además este futuro lejano nunca vendrá. Por lo tanto, él simplemente gana el tiempo, y luego encuentra otras causas razonables para un aplazamiento nuevo.

La táctica de persuasión. Para que un hombre no tenga miedo de la aparición del «tecero de sobra» debe estar preparado para la paternidad antes de la concepción. En este caso, es importante no centrarse en su edad. Si él sigue con sus excusas diciendo que es demasiado pronto para criar a un niño, pregúntelo cuánto tiempo necesita para esperar más. Si está satisfecha con el plazo fijado, déjele claro a su marido que no haga más retrasos, y espere al término cierto. Creer a pies juntillas en las palabras de su marido, le da a entender que su palabra es ley para usted. Si él es consciente de la importancia de su confianza, tratará a su promesa en serio. Lean los libros sobre la preparación para la concepción. Lo más importante es que se ha resignado a la inevitabilidad de este paso.

Primero hay que firmemente «abrirse camino»

Está acostumbrado a asumir la responsabilidad financiera de la familia y no quiere «producir miseria.»

Como resultado del deseo de hacer una carrera, para lograr la prosperidad material, tener independencia relativa – todo esto pospone a un bebé hasta mucho tiempo, a veces hasta «nunca».

Quizás haya fijado la meta y hasta que la consiga no va a tener hijos. La táctica de persuasión. Probablemente usted está tiene unas necesidades enormes que su marido no puede complacer, pues su media naranja tiene miedo de que no mantenga una persona más. En primer lugar, no exija de su marido cada vez más y más. Tranquilo y disfrute del día de hoy. Finalmente deje de poner nuevas metas materiales para él (bienes materiales), y entonces el hombre sentirá que puede mantener a su familia y está listo a un bebé. Los niños es el pico de amor, que usualmente nacen a los años de juventud de sus padres. Todo lo que es necesario para el nacimiento de un niño es el amor mutuo de hombre y mujer, no una cuenta bancaria y un apartamento en un barrio prestigioso.

El hombre ya tiene hijos de sus matrimonio anterior

Algunos hombres con experiencia de la vida familiar no exitosa, ya no se atreven a tener hijos. «Ya tengo un hijo, es suficiente.» Para los hombres el niño se asocia, principalmente, con numerosas dificultades y responsabilidades. Ellos no entienden cómo se puede disfrutar de los pañales sucios y bebé que llora. En el segundo matrimonio un hombre no desea experimentar de nuevo esta pesadilla. Quiere pasear, vivir para sí mismo, disfrutar de la vida con su esposa querida. Si una mujer percibe al niño como una prueba de amor, con respeto a los hombres esto no funciona.