El sexo y la falta del deseo sexual ¿qué hacer?

falta del deseo sexual

Los hombres y las mujeres con el paso de tiempo pueden sentir cierta reducción del deseo sexual, notar algunos trastornos sexuales desagradables, la falta de la erección y, como el resultado, la ausencia del orgasmo en la vida sexual. La atracción sexual de una mujer se queda ser un enigma para los hombres, y, a veces, para las mujeres mismas. En algunos periodos de la vida la atracción sexual es muy fuerte y en otros se debilita bajo la influencia de los factores no sabidos. Como el resultado, se nota el empeoramiento de la calidad del sexo o, en absoluto, la ausencia del deseo sexual o la excitación a la hora de hacer sexo. Este fenómeno depende de muchos factores, pero la mayoría de los hombres dicen que el factor principal es la edad de la mujer.

La excitación sexual

El nivel de la excitación sexual y el deseo sexual depende de muchos factores, por ejemplo, el nivel de las hormonas, la capacidad del cerebro crear imagines y fantasías, las emociones, diferentes tipos de la acción de los procesos sensoriales, el grado de la intimidad entre la pareja y la atracción de los dos. La importancia vital de la formación del deseo sexual desde el punto de vista físico tiene el desarrollo de las hormonas que se llaman el estrógeno y la testosterona. Precisamente del nivel de su desarrollo depende la atracción de la mujer para el hombre. Por supuesto, el fono hormonal femenino se cambia con el tiempo y así se cambia la actitud sexual masculina a una mujer. Los científicos y los médicos están seguros de que los factores psicológicos y mentales juegan el papel principal en la formación del deseo sexual y la aparición de la atracción sexual de uno hacia el otro, es que, precisamente ellos son los que forman los patrones de la respuesta sexual humana. Cada hombre define la sexualidad de una mujer en una forma muy individual.

El papel de las hormonas en la excitación sexual

Los científicos y los resultados de las investigaciones realizadas durante mucho tiempo han mostrado la evaluación diferente de las hormonas en la excitación sexual y el despertamiento del deseo sexual. Estas diferencias puedes ser argumentadas desde el punto de vista médico. En primer lugar, es muy difícil establecer que influye en el comportamiento humano durante la relación sexual: los procesos fisiológicos, en particular, la formación de las hormonas o los factores psicosociales. En recientes investigaciones los médicos tratan de explicar la relación complicada entre la formación de las hormonas y su influencia consecuente en la aparición del deseo sexual, la aparición de la erección y la capacidad de lograr el orgasmo completo. La hormona de la testosterona tiene la influencia muy fuerte en la excitación masculina y libido que en el funcionamiento sexual. La cantidad demasiada de la testosterona en la sangre no tiene efectos positivos en el sexo. Esto puede provocar diferentes trastornos sexuales, la falta de la erección, la violación del funcionamiento del ciclo hormonal normal. Con la madurez la cantidad de la testosterona en la sangre se reduce con la velocidad diferente.

Vida llena de sexo

La vida llena del sexo es una garantía de la buena salud masculina. Primeramente hace falta añadir que el sexo influye de la manera positiva en el estado general del hombre. Durante el sexo se producen los anticuerpos de la inmunoglobulina A que son responsables por el estado del sistema inmunológico y la resistencia del cuerpo a diversas enfermedades infecciosas. Eso significa que el sexo influye en el sistema inmunológico al nivel del estado emocional. La gente que tiene sexo regular se sienten más relajados y felices. Y como sabemos que las personas con moralmente y mentalmente bien equilibrados tienen salud más fuerte y disfruten la vida en toda su plenitud.sexo es una garantía de la buena salud masculina. Primeramente hace falta añadir que el sexo influye de la manera positiva en el estado general del hombre. Durante el sexo se producen los anticuerpos de la inmunoglobulina A que son responsables por el estado del sistema inmunológico y la resistencia del cuerpo a diversas enfermedades infecciosas. Eso significa que el sexo influye en el sistema inmunológico al nivel del estado emocional. La gente que tiene sexo regular se sienten más relajados y felices. Y como sabemos que las personas con moralmente y mentalmente bien equilibrados tienen salud más fuerte y disfruten la vida en toda su plenitud.

La falta del sueño

La falta del sueño provoca la aparición de fatiga y el cansancio que mata cualquier tipo del deseo sexual y provoca la incapacidad de tener la erección. El cansancio continúo puede ser la causa de los trastornos sexuales en las relaciones íntimas. Para evitar tales consecuencias es muy importante observar y corregir el régimen de la jornada. Si el modo de la normalización del horario no va a ayudar, en este caso hay motivo para consultarse con in médico que se especializa en los sueños. Es muy importante que el médico sea capaz ayudar de establecer la causa de los trastornos del sueño que son acompañados de una serie de las enfermedades graves.

Los órganos responsables por la excitación sexual

Así que ya hemos dicho que el cerebro y las sensaciones corporales son los participantes más responsables de la excitación sexual humana. Esta declaración sugiere que cualquier sentido del tacto, producido correctamente, puede servir como una estimulación sexual eficaz. La amplia variedad de fuentes de estimulación erótica ayuda a explicar la complejidad increíble de la conducta sexual humana. Que se refiere a las sensaciones básicas, pues los más importantes para la intimidad sexual es el sentido del tacto. Sin embargo, potencialmente todos los sentidos que proporcionan la visión, el olfato, el oído y el gusto, pueden estar involucrados en la excitación erótica. No hay recomendaciones oficialmente documentados acerca de cómo y por qué causa se produce la estimulación sensorial. Cada uno de nosotros es muy individual, tenemos nuestro propio campo de los punto de partida del proceso de la excitación.

Los afrodisíacos para despertar el deseo sexual

El afrodisíaco es la sustancia que provoca el deseo sexual o aumenta la capacidad del hombre para la realización del acto sexual. Unos creen que el alcohol y las drogas son los afrodisíacos. Pero no lo es. El alcohol y las drogas puede producir las consecuencias desagradables, por ejemplo, diferentes trastornos sexuales, la disfunción sexual, la falta de la erección, la incapacidad de conseguir el orgasmo y la impotencia. Los afrodisíacos son los productos ricos en vitaminas y minerales, especialmente en zinc: los mariscos, los productos lácteos, el chocolate negro amargo, el café, etc.