¿Cómo ser un buen amante?

El amante ideal en la representación de las mujeres – no el que puede hacer el sexo «a menudo y mucho tiempo», sino es la persona con quien ella está bien. Si un hombre quiere regalar a su mujer un complejo de las sensaciones placenteras, pues para él será muy fácil aprender las técnicas sexuales. Nada complicado y todo es posible.

¿Qué quieren las mujeres?

cómo ser un buen amanteHoy en día las encuestas muestran que las mujeres prefieren los hombres que abalanzan como los hombres primitivos que viven en las cuevas, que pueden satisfacer sus necesidades sexuales, omitiendo los sentimientos de las hembras. En el oeste, este tipo de los hombres se llaman «los machos». No podemos dar una definición absoluta de esta categoría de los hombres. En la ciencia que estudia las relaciones sexuales y el sexo como tal, eso se llama la conducta del tipo genital (que se proviene de la palabra «los genitales» – los órganos genitales, es decir, la fijación solamente en el contacto sexual e ignorando la riqueza emocional y espiritual de las relaciones amorosos entre los hombres y las mujeres). La mujer que sabe mucho acerca del tema del sexo y en los hombres, nunca va a ser la amate del hombre «silencioso» con la erección «de hierro». Un buen sexo – es el juego magistral de los dos buenos socios.

Ser el mejor

La intimidad debe siempre ser en la prioridad. Es muy fácil quedarse en la rutina sentir que simplemente no tienes el tiempo suficiente para la intimidad, sobre todo si ya estáis un cierto plazo del tiempo juntos. Sin embargo, las relaciones amorosas en las que uno o los ambos cónyuges no están satisfechos, esto no puede durar mucho tiempo. Hace falta encontrar tiempo para la intimidad y el sexo para encender el fuego otra vez. Si tiene los niños mayores, dígales que usted tuvo un día mal y está tan cansado que quieres ir a la cama.

Si tiene los niños pequeños, hay que ponerlos a dormir temprano. Evite que sus encuentros íntimos se convierten en los encuentros de rara vez, por ejemplo, sólo para durante los viajes o en las reuniones nocturnos una o dos veces al año. Esto es malo para las relaciones amorosas.

Satisfacer las necesidades emocionales femeninas

«No hay ninguna mujer en el mundo que puede resistir a la expresión permanente de la atención masculina» (Ciacomo Casanova). Una de las cualidades principales de un buen amante es la capacidad de satisfacer las necesidades emocionales de las mujeres. Un amante que sabe cómo mantener una relación amorosa emocionante es un amante consumado. Esto puede ser conseguido mediante el estudio de una amplia gama de las actividades sexuales.

Es muy importante no sólo ser sexual, pero también ser un hombre sensual. Una táctica equivocada es considerar las caricias eróticas como el medio de la excitación femenina en el sexo. Si va a referirse al preludio como a las obligaciones onerosas, como un ritual necesario para empezar la relación sexual, pues probablemente que sus intenciones de conseguir un orgasmo brillante y la satisfacción por la parte de su mujer no va a tener el éxito. Incluso un amante con una gran experiencia amorosa, un experto en las técnicas sexuales no va a conseguir con la estimulación de las zonas erógenas el placer del orgasmo perfecto. Los besos y las caricias eróticas no deben ser considerados como un preludio en la cama. Ellos deben mostrar la actitud del hombre hacia la mujer. Un amante ideal no tiene que fijarse en el aumento del número de sus «ganas amorosas». Él debe ser interesado no en la cantidad, sino que en la calidad de las relaciones sexuales con la mujer.

El sexo ideal es el amor

El conocimiento de la teoría de las técnicas sexuales es necesario, pero estas técnicas deben ser utilizados con la creatividad. Si usted no está experimentando las emociones amorosas hacia su pareja, si para usted ella es una de los muchos en la lista de sus «victorias amorosas», en este caso todos estos intentos no valen la pena, aún para probar. Ella puede fingir y simular el orgasmo, pero su amabilidad y las técnicas sexuales ella no va a gustar e intender.

Las mujeres sienten intuitivamente los matices sutiles de las relaciones amorosas, y el hombre no puede engañarla, incluso con unas tácticas del alto nivel sexual. Un hombre puede experimentar el orgasmo durante el sexo o el sexo oral con una mujer que no le importa en el plano del amor, pero la mujer no va a ser satisfecha con la intimidad con un compañero del sexo que no le importa.

Un buen amante puede sentir el placer cuando regala las caricias a una mujer. Si un hombre se desvuelve en las caricias, si la reacción de la mujer en estas caricias le da más placer y la alegría que la posesión de esta mujer, si él puede sentir su poder iluminado sobre su cuerpo y los sentimientos de la mujer, pues esto significa que es un altruista sexual. Y el hombre altruista es el mejor amante en el planeta. El amante ideal disfruta del sexo como el placer obtenido y también tiene la satisfacción que él puede dar a la mujer.

Las caricias eróticas pueden excitar y satisfacer casi cualquier mujer, a excepción de las verdaderamente frías que en la realidad no se encuentran tan a menudo entre las mujeres en general. Si la mujer no está satisfecho con la intimidad, entonces esto significa que su compañero sexual es de una mala calidad y no puede cumplir sus necesidades, o incluso no ha podido despertar su sensualidad.

El amante ideal es que tiene el mismo número de los orgasmos como su mujer. El amante con la marca de calidad – el que da la posibilidad a su mujer experimentar el mismo número de los orgasmos que su mujer. Lo más principal en las relaciones amorosas es la armonía en los sentimientos y en las relaciones sexuales. Si los sentimientos y las emociones están ausentes, pues muy pronto la atracción sexual a la mujer va a perderse. El acto sexual es sólo una de las maneras expresar sus sentimientos. Por eso podemos hacer la conclusión que el sexo ideal es el amor.

El amor es el orgasmo permanente

Su relación va a ser más emocionante si va a adoptar los siguientes consejos:

1. Respetar los deseos de la pareja y valorar la manifestación de su iniciativa. Si una mujer toma la primera iniciativa, ofreciendo nuevas posturas o juegos eróticos – no hay que considerar esto como un intento de humillar a usted. Esto no es un indicio de que usted es la pareja sexual incompetente que no ha dominado las técnicas sexuales, y no hay que pensar que ella quiere comprobar el hombre, sino que es sólo el deseo de ampliar su repertorio sexual. Hay que tratar el ofrecido de la pareja como otra fuente del placer. La mujer toma la iniciativa no por motivos egoístas, pero con el fin de mejorar su vida sexual.

2. El principio básico de una vida sexual armoniosa – la igualdad de los derechos del hombre y la mujer. Usted obtiene el placer del sexo, pero su mujer tiene el mismo derecho. Usted tiene el derecho de proponer algo nuevo, sino que, ella también lo puede hacer. Ambos tienen el derecho de rechazar las técnicas sexuales propuestos por la parte de uno de los amantes, si le gusta algo.

3. No todo nuevo – siempre es bueno. No es necesario comportarse con el cuerpo de su pareja como con una muñeca de goma. Tenga en cuenta que las mujeres son más conservadores en asuntos de la vida sexual que los hombres. Su tarea – convencer a su compañera del sexo que iba a obtener estos sentimientos con las nuevas técnicas. Vale la pena al menos probar.